lunes, 4 de octubre de 2010

10 CONSEJOS PARA SACAR PARTIDO A LA TELEVISIÓN

Cuando comienzan nuestros hijos el colegio, la vida ordinaria vuelve a imponerse. El inicio del curso escolar y el final de las vacaciones estivales condicionan a muchas familias a retornar a la actividad laboral y escolar. Se instauran los horarios, la organización del tiempo libre y del descanso al finalizar la jornada.

En la organización de este tiempo libre tiene un lugar muy destacado la televisión. Así decía,
Mercedes Álvarez, la autora del libro: Cómo sacar partido a la televisión, que “Lo queramos o no, la televisión ya forma parte, desde hace mucho tiempo, de nuestro mundo y de nuestras vidas, y para que no se adueñe de éstas, lo más sensato es aprender a sacarle partido”.

Ahora que el mal tiempo nos va impedir hacer planes de familia al aire libre y que retomamos los hábitos del curso escolar, es bueno no perder de vista algunos consejos que dan especialistas y orientadores que, aunque todos conocemos, es conveniente refrescar de vez en cuando.

1.- No debemos dejar a los niños solos ante la televisión. No se debe tener a la televisión como una "niñera electrónica".

2.- Tenemos que impedir que se encienda el televisor cuando los niños quieran. Debemos acotar a nuestros hijos el tiempo dedicado a este medio.

3.- Enseñar a los hijos a que no hay que “ver televisión”, sino que hay que ver programas de televisión.

4.- Un buen modo de afirmar las ideas anteriores, es no tener a mano el mando a distancia. El “zapping”, o la costumbre de cambiar permanentemente de canal de televisión, es contrario al criterio de selección.

5.- No es conveniente que nuestros hijos tengan un aparato de televisión en su habitación. Este hecho hace muy difícil que conozcamos los programas que ven, la selección que realizan y el tiempo que invierten en la pantalla.

6.- No todos los programas dan lo mismo. Los padres debemos dar a nuestros hijos unas pautas sobre los contenidos televisivos, sobre los valores o contravalores que ofrecen determinados programas.

7.- No conviene dar por sentado que todos los programas llamados “infantiles” tienen un contenido adecuado.

8.-La capacidad de imitación que tiene el niño debe de ser orientada hacia el conocimiento de personajes reales y ejemplares y no hacia “héroes de ficción” o personajes de poca ejemplaridad.

9.- El ejemplo es vital. Si los padres ven mucha televisión, o televisión de mala calidad, ¿con qué criterio vamos a evitar que nuestros hijos vean aquellos programas negativos para ellos?.

10.- Dialogar con nuestros hijos sobre los contenidos emitidos en televisión. Es una buena forma de educar en valores, reflexionar juntos y entablar una conversación interesante sobre sus gustos, preferencias y actitudes respecto a lo visto.
FUENTE: Carmen de Andrés. ESCUELA DE FAMILIA

No hay comentarios:

GRACIAS POR TU VISITA... TUS COMENTARIOS NOS ENRIQUECEN